Casa

Arreglo de la casa

Una vez encontrada la vivienda, es necesario estudiar bien la distribución de las habitaciones - Photo by Toa Heftiba on Unsplash

Una vez encontrada la vivienda, es necesario estudiar bien la distribución de las habitaciones, las cuales deben dar preferentemente a un vestíbulo o a un pasillo. La distribución de las habitaciones de la casa es una cuestión a tener muy en cuenta para el futuro, ya que, en gran parte, depende del bienestar futuro de sus habitantes. Las piezas comunicadas entre sí no convienen más que en muy determinadas ocasiones.

CUARTO DE ESTAR

En esta habitación se desarrolla gran parte de la vida familiar. Esta habitación debe elegirse con mimo, escogiendo la mejor orientación de la casa, que será diferente según las regiones y países. Por ejemplo, para quien vive en el hemisferio norte, la orientación hacia el sur (mediodía), suele ser una buena opción; otros preferirán una orientación hacia el naciente o el poniente, según se trate de climas cálidos o fríos, respectivamente. Es muy conveniente que esta habitación comunique directamente con el vestíbulo o con la cocina.

COCINA

La cocina conviene que se encuentre situada cerca de la puerta de entrada. De esta forma, el servicio será más cómodo y las entregas se puedan hacer de la manera más discreta. Otra solución muy interesante consiste en acondicionar una entrada directa a la cocina, además de la entrada principal.

DORMITORIOS

El dormitorio de los padres debe estar cerca del de los niños, sobre todo cuando estos son todavía pequeños y de corta edad. En cuanto al dormitorio de los niños, lo ideal es que cada uno pueda disponer de su propio dormitorio, pero como esta solución no siempre es posible, si tienen que compartir una misma habitación, sería deseable crear un rincón particular para cada uno en donde sientan cierta intimidad, es decir, del que se sientan un poco dueños.

Puede ocurrir que no haya habitaciones suficientes en la vivienda. En estos casos, es mejor destinar los dormitorios para los niños y acondicionar convenientemente el cuarto de estar para los padres, pues de este modo los niños tienen una tranquilidad que necesitan y los padres pueden continuar en el cuarto de estar una vez que los hijos se han acostado.

Antes de amueblar una casa individual, o un piso, es importante estudiar su plano e, incluso si fuera preciso, proyectar una nueva disposición de los cuartos.

SERVICIOS

Se trata de una parte importante de la vivienda, y conviene prestarle una atención adecuada. Es deseable que el cuarto de baño, o el servicio sea una pieza independiente situada cerca de los dormitorios, ya que si está comunicada con una habitación y solo tiene este acceso, resulta muy molesto para el ocupante de esta habitación, a quien se incomoda con el continuo ir y venir de las personas.

Cuando se trata de una vivienda unifamiliar de dos plantas, los servicios suelen estar en el primer piso; sin embargo, para que todos puedan lavarse las manos sin necesidad de subir la escalera, es conveniente instalar en la planta baja un lavabo y un W.C., lo que facilitará notablemente la habitabilidad de la vivienda.

ACCCESOS Y PASILLOS

Para que se pueda andar por los pasillos con holgura, y sin estrechuras innecesarias, incluso cuando se va cargado de paquetes, los pasillos deben tener por lo menos un metro de ancho.

VIVIENDA ANTIGUA

Es un error, bastante frecuente, el hecho de aceptar lo establecido como bueno, sin más reflexión. No hay por qué instalar una vivienda del mismo modo que lo hicieran sus moradores anteriores; es importante plantearse una nueva distribución, ya que las condiciones de vida son diferentes y pueden cambiar con el tiempo.

Aunque se trate de una vivienda alquilada, no debe dudarse ni un momento para hacer las transformaciones o reformas que se crean oportunas, siempre que se cuente con la autorización del propietario y con un contrato de arrendamiento que las garantice.

Puede que en determinadas circunstancias se necesite abrir una puerta entre la habitación de los padres y la de los niños pequeños. En estos casos, la tranquilidad que esta medida proporciona compensan ampliamente los gastos que la reforma trae consigo. En otras ocasiones, puede que convenga tirar un tabique para dar mayor amplitud al cuarto de estar y lograr así que las reuniones de familia sean más agradables. Todo depende, claro está, de las necesidades de los moradores, que deberán adaptar su vivienda a sus diferentes peculiaridades.